• Javier Romano

La Ceremonia de Baile del «Minueto»

Una parte importante de una partida de Quaternity es la fase de preparación; lo que me gusta llamar la ceremonia del «Minueto», por sus pequeños pasos hacia adelante y hacia atrás y hacia los lados sin ningún significado o propósito aparente.

En algunas partidas, esta fase de preparación parece no llegar nunca a su fin, con más de cien movimientos sin ninguna acción decisiva que desencadene un cambio significativo en la dinámica general del juego. Sin embargo, es un periodo necesario para organizar y posicionar las piezas propias, asegurándose de que todas están protegidas, así como para observar cuidadosamente los movimientos de los otros tres adversarios; para tratar de intuir sus intenciones y también para ver si alguna de sus piezas está indefensa. Es un momento valioso para observar si hay un movimiento ofensivo claro en cualquier dirección por parte de alguno de los jugadores. Si esta fase se prolonga demasiado y no hay acción por parte de ninguno, podría decirse que se trata de un juego «pasivo», excesivamente defensivo y estático, lo que en cierto modo resta belleza a una interacción combinada, aunque finalmente llegará el momento crucial en el que se supere esta barrera y los cuatro jugadores entren en una espiral de cambios continuos.

Viendo los primeros setenta movimientos de un juego, a cámara rápida y con el añadido de la música que aparece a continuación, se entenderá la idea mejor que con mil explicaciones.

El mérito de la música corresponde, por supuesto, a Wolfgang Amadeus Mozart. (Casación en si bemol, K.99: 6. Minueto)

Que disfrutes de la danza.